RSS

El adiós a una abuela y su bizcocho de frutos del bosque lleno de sueños



Hoy traigo el bizcocho tradicional de frutos del bosque de mi abuela Esther. Su sabor suave y su esponjoso interior, os llevará a rememorar recuerdos de ese primer bocado de bizcocho casero de tu abuela.


Estos días han sido un poco duros y no he podido poner el concurso que os prometí. Se murió mi abuelita y no he tenido tiempo para nada :( Es difícil mirar una caja llena de papelitos, con recetas escritas por mi abuela, que me hacen recordar todos los momentos en los que me preparó su deliciosa sopa de marisco o su tortilla de patata que quitaba el sentido.

Decir que ella cocinaba bien sería quedarse corta. Sus platos eran deliciosos y, es una pena que me empezara a interesar la cocina en estos últimos años, cuando ella estaba tan mayor que no podía enseñarme todo lo que sabía. ¡Cómo es la vida! Ya que no puede enseñarme, he metido bajo mi cama una caja enorme llena de recetas "robadas" con el máximo cariño, que poco a poco voy leyendo y me van recordando dulces y soñadores momentos de ella en la cocina. Si me pongo a pensar en ella, siempre la recuerdo cocinando, viajando o riendo, ¡Siempre tenía una sonrisa en la cara!



Dicen que el amor para toda la vida no existe, pero yo creo que mis abuelos eran una excepción. Desde jóvenes juntos, recorriendo una vida llena de sueños cumplidos y aspiraciones alcanzadas; llena de viajes por el mundo y nietos que correteabamos. Jamás oí una palabra mal sonante hacia el otro. Sus miradas de amor profundo, sus palabras de cariño absoluto y sus sonrisas que eran el reflejo de dos almas unidas; te producían una envidia sana, una gran admiración por esos momentos que, mirabas avergonzado, como si asistieras a un momento íntimo en el que te has colado para observarlo por una rendija.

Que duro es mirar atrás y ver que quizás no les dedicaste cuando eran mayores, todo el tiempo que se merecían. Cuando eres joven piensas en lo cansada que estás como para coger el coche e ir a verles y que ya los verás a la semana siguiente. Pero luego, en lo que duran dos parpadeos, abres los ojos y te das cuenta de que ya no están, y ese tiempo jamás lo podrás recuperar. Desgraciadamente, no tenemos un botón para rebobinar y hacer las cosas mejor. 

Me quedo con la imagen de mi abuela radiante de felicidad al lado de sus preciosos geranios en nuestra casita de Entrepinos, que mis abuelos construyeron ladrillo a ladrillo. Me quedo con sus paseos en la playa de Alcoceber donde siempre veraneábamos, y lo guapa que se ponía para las noches de baile en el Jeremías. Pero sobre todo, me quedo con su sonrisa, que irradiaba felicidad y te hacía sentir que estabas a salvo de todo lo malo que podría socorrerte. Su sonrisa era nuestro aliento.

En fin, seguro que sus platos no me salen igual que a ella pero prometo, poco a poco, ir haciendo sus delicias para compartir con vosotros la extraordinaria cocinera que tenía como abuela y, sobre todo, para compartir pequeños momentos en mi memoria que son extractos de toda una vida llena de sueños.



Ingredientes:
3 huevos
1 sobre levadura
250 gr de azúcar
200 g harina
1 yogur de frutos del bosque
ralladura de un limón
1/2 vaso de aceite
almendras crocanti
aceite concentrado de frambuesa







Elaboración:

Batir los huevos enteros con el azúcar. Poner a precalentar a 180º el horno.



Mezclar bien hasta que blanquee y añadir el yogur de frutos del bosque. Puede usar el que quieras pero el que tenía por casa era este y así lo usé, mezclar.


Rallar un limón y añadir la ralladura, luego añadir el zumo de medio limón.


Echar el vaso de aceite y batir bien con el tenedor.


Echar unas gotas de aceite concentrado de frambuesa. Echar las almendras crujientes.


Lo siguiente es añadir la harina y la levadura y mezclar todo bien hasta que no queden grumos. Poner la masa en el molde, hasta la mitad del molde porque luego sube.



Lo poco que obra echarlo en una taza, pero 1/3 solo que sube muchísimo.


Poner en el micro a máxima potencia durante 3 minutos más o menos, mirar y cuando veas que ha subido y está un rato sacarlo, si ves que no esta blandito al tocarlo meterlo rápido un minuto más.


Dejar el bizcocho 40 min en el horno, hasta que quede bien doradito. 


Tendrás un bizcocho rico y super esponjoso.





Luego añadir el azúcar glass por encima y cortar en rebanada.


Tendrás un bizcocho de lo más sabroso, suave y esponjoso.




  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

27 comentarios:

  1. Siento mucho tu perdida Aranzazu.
    Tener los recuerdos que ellos nos dejan es seguir viviendo.
    Una maravilla de bizcocho sin duda!!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Mis mejores sentimientos para ti y tu familia, se me han llenado los ojos de lágrimas con tus palabras, en junio falleció mi abuelo y he sentido siempre esa admiración por ellos. Los abuelos son las personas que mejores recuerdos dejan en la niñez y debemos pensar siempre con una sonrisa. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de verdad, me alegra que te gustaran mis palabras, debemos recordarles en sus momentos felices.

      Eliminar
  3. Mis mejores sentimientos para ti y tu familia, se me han llenado los ojos de lágrimas con tus palabras, en junio falleció mi abuelo y he sentido siempre esa admiración por ellos. Los abuelos son las personas que mejores recuerdos dejan en la niñez y debemos pensar siempre con una sonrisa. Besos!

    ResponderEliminar
  4. Que hermosa entrada has dedicado a tu abuela, seguro que ella desde su estrella estara mirando este hermoso bizcocho que has hecho y que te ha quedado espectacular, y estara con esa hermosa sonrisa con la que la recuerdad, estare pendiente de todas las receticas que de ella hagas, Mil besicos y mucho animo para la familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, eso espero, que vea como la añoro y como la rememoro con cariño.

      Eliminar
  5. Preciosa entrada en honor a tu abuelita, lo siento mucho Aranzazu, hace unos meses yo tambien perdi a la mia y la echo mucho en falta, un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias MariJose, se las echa en falta cuando no están.

      Eliminar
  6. Que gran homenaje a tu abuelita... te mando un abrazo y ánimo...

    ResponderEliminar
  7. Que entrada tan llena de amor y cariño,a tu abuela,lo siento mucho Aranzazu,pero cada vez que vayas haciendo esas recetas de tu abuelita,las estarás recordando,y de esta forma siempre nos acompañan aquellas personas queridas que ya no está con nosotros.
    Que bizcocho tan estupendo,se tiene que deshacer en la boca¡¡¡
    Muchos besitos y mucho ánimo bonita¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, espero seguir recordándola siempre a través de sus recetas y os enseñaré un poco de ella cada vez.

      Eliminar
  8. Vaya, Aranzazu!! Siento mucho lo de tu abuelita. Cierto es que no nos damos cuenta de lo mucho que podríamos disfrutado de ellos hasta que es tarde. Ánimo preciosa!!! Seguro que te ha dejado recetas deliciosas y siempre la recordarás. Besitos, guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia. La verdad es que en vida siempre pensamos que van a estar por siempre con nosotros y no les dedicamos el tiempo que deberíamos.

      Eliminar
  9. Hola Aranzazu:
    Siento que tu familia estéis pasando por estos momentos tan duros. Pero de toda esta entrada me quedo con los recuerdos tan preciosos que has contado sobre tu abuela.
    Estoy segura que esa caja llena de notas de cocina, serán de inspiración para muchas recetas que nos quedan por verte.
    Soy muy bizcochera, así que me llevo un trozo virtual de este bizcocho tan especial que has preparado.
    Besotes gordos mi niña, tu abuela debe estar sonriendo y orgullosa de tí, allí donde se encuentre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Nuria. Me alegra que mis recuerdos te hayan inspirado tanto como a mi, y espero que os encanten las recetas llenas de recuerdos que os enseñaré.

      Eliminar
  10. Hola guapa, os acompaño en el sentimiento a ti y tu familia, son duros momentos.
    Pero te quedan muchos y buenos recuerdos con los que llenar ese vacío. entre ellos esa cajita llena de recetas que harás con tanto amor como esta. Delicioso bizcocho el que nos traes!! Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia, los recuerdos estarán siempre conmigo y los iré compartiendo con todos los que me seguís y que me apoyáis.

      Eliminar
  11. Siento mucho la muerte de tu abuela, sigue recordándola porque de esta manera siempre estará contigo en tu corazón. Todo lo que has vivido con ella te servirá para mantenerla siempre a tu lado.
    Y sus recetas heredadas, lo harán también.
    El bizcocho espléndido!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mari, la recordaré a través de sus recetas y de sus momentos felices.

      Eliminar
  12. Una delicia, tiene una pinta estupenda.Bss

    ResponderEliminar
  13. El mejor homenaje que puedes hacerle a tu abuela es este, poner en práctica, recordar y compartir su cocina con todos nosotros, y que el mundo se entere de lo gran persona y cocinera que era.
    Por experiencia, sé cómo te sientes, y sé que las cosas cambian mucho cuando una persona tan tan tan querida y admirada se va...Nena, cuesta, los recuerdos no desaparecen y la vida sigue su curso, así que fuerza, ánimos y pa'lante.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Debora, os enseñaré todos sus grandes momentos en la cocina.

      Eliminar
  14. Lo siento mucho, animo. Seguro que ella esta orgullosa de ti viendote como cocinas sus recetas. Un abrazo

    ResponderEliminar